A veces notamos un dolor muscular y creemos que solo nos duele el músculo. Pero un músculo va acompañado de ligamentos, tendones y fascias. Lo que significa que, a veces, el tratamiento es más complicado.

Las causas suelen ser tensión, sobrecarga o lesión. Y lo más curioso es que, a veces, el dolor muscular es solo un síntoma. Un síntoma de infección o de otro tipo de trastornos.